Inicio

A menudo he intentado explicar el proceso de pintar un cuadro pero todavia hoy, después de todos estos años, se me hace harto difícil.

Quizá lo primero sea el tema: el cielo que veo al salir a la calle una mañana cualquiera, un hombre paseando por la playa, un pez con las agallas ensangrentadas... Sin embargo, no es hasta que este mundo exterior se confunde con mi propio paisaje interno que siento la necesidad de pintarlo. Es entonces cuando comienza la gran aventura. Porque pintar es como lanzarse al vacío, plantearse en cada nueva obra los viejos problemas de la pintura y, prescindiendo de la seguridad de recurrir a las soluciones de moda, aprender a resolverlos con una formulación propia, utilizando las modestas herramientas del oficio.

Pienso sinceramente de todos modos que el espectador no tiene necesidad de conocer nada de todo esto. Simplemente le basta con mirar, ya que es en su mirada donde se encuentra el punto final del proceso.


Miquel Vilà

Miquel Vilà expone su seva obra cada dos años en Sala Parès en Barcelona (1840), la galeria de arte más antigua de España (www.salapares.com)


miquel@vila.name